DEPORTE Psicosis
33° Fiesta: muy previsible y más corta de lo previsto
Al no contar con logros internacionales de relevancia, el “Fangio de Oro” apuntará la elite nacional y solo hay dos candidatos. Lo malo es que ambos comparten la misma terna y, como en “Psicosis”, un protagonista “morirá” en mitad de la película. INFORME.


En la película “Psicosis”, de Alfred Hitchcock, uno de los protagonistas muere a los 47´de película. A partir de allí, los 102’ restantes se sumergen en la psiquis del asesino (de ahí el nombre). Algo así sucederá con los “Fangio” de este año ya que los máximos candidatos al “Oro” componen la misma terna: Mangoni y Ciantini. (Automovilismo nacional)

 

 

A un mes de la realización de la 33° Fiesta del Deporte – Premios “Juan Manuel Fangio” ya empiezan a surgir comentarios, no solo en la calle o en los ámbitos deportivos, sino también en las redes sociales. Las opiniones van in-crescendo con el correr de los días y en su mayoría son solo conjeturas sobre tal o cual candidato o deporte que debería participar (o no) de la Fiesta. Y aunque el grupo que trabaja en la organización es una incógnita, el ambiente sabe perfectamente de quienes (o quién) se trata. Eliminada casi por completo la otrora Comisión Electora y reemplazada por referentes municipales, la realización carece de autenticidad, conocimiento e información deportiva desde el vamos. Cierto y penoso.

 

 

 

Oro y Plata, el debate permanente

 

Desde 2016, cuando la actual gestión se hizo cargo, se borró casi por completo a la mencionada Comisión Electora, nexo informativo determinante a la hora de confeccionar las ternas, ya que el grupo se encarga de filtrar toda la información deportiva recibida y la traduce en los necesarios resultados que finalmente otorgan la chance al premio “Fangio”, tanto en su versión “Plata”, para la terna y en la versión “Oro” para el mejor deportista anual. Este último lauro resulta ser, en la mayoría de los casos, el primero que se conoce, ya que se basa en el concepto lógico de ser para el deportista que más alto llegó, algo que para esta altura del año ya puede percibirse. Y el premio de hoy demanda logros mundiales.

 

Pero la preocupación no está en saber quién será el “Oro”, sino en no caer en el error de como conformar las ternas del “Plata”. Es aquí donde empieza a generarse el debate por determinar tal o cual deportista que debería integrar el grupo. Para ello, lo más indicado es trabajar con el Reglamento, un fundamento de nueve puntos básicos en los cuales se rige la Fiesta. Los más determinantes artículos son los dos primeros: “Art. 1: Se tomará como periodo a evaluar el comprendido entre el 1º de enero y el 31 de diciembre” y “Art. 2: Serán ternadas aquellas disciplinas que durante el año fenecido hayan tenido un competencia regular y continua.”, estas dos reglas generalmente son las primeras en ser irrespetadas.

 

 

 

Una Fiesta que no respeta su propio Reglamento

 

Partiendo de la base que la Fiesta será el 26 de diciembre, ya se estaría incurriendo en el primer artículo, dejando de lado a la última semana de competencia para evaluar, pero no solo eso: si tomamos en cuenta que se necesita al menos un mes para conformar las ternas, estaría quedando exento prácticamente todo el mes de diciembre. Por eso, hasta 2016, la Fiesta se hizo en la última semana de enero, así se consideraba a diciembre como el último mes activo de competencia. También el segundo artículo sufrió desestimaciones: no todos los ternados tuvieron competencia “regular y continua”. El triatlón, por ejemplo, es un caso: solo compite en el primer bimestre del año y el Polo, en el último. Hay más ejemplos.

 

El Artículo 3 habla de la cantidad de ternas a participar por el “Plata”, para que ello suceda, el deporte de tener “competencia regular y continua”. Un deporte que tuvo apenas un par de fechas durante el año no es digno de competir por el premio, porque lo hará contra otros que cumplieron veinte o hasta 30 fechas y eso sería injusto para ese deporte. Tampoco se debería considerar aquellas ternas en las que solo hay uno o dos deportistas. En la terna tiene que haber tres y punto. El artículo que habla de que deportista debería integrar la terna, prioriza al de carácter federado, lo cual no significa que el deportista amateur esté exento, ya que, en varios deportes, (casi la mitad de los participantes), lo hacen el orden amateur. Desde ya, son los que menos posibilidades tienen para ganar el Oro.

 

 

 

Quien juzga y como se juzga

 

La Comisión decreta como “de carácter inapelable” cada decisión tomada, sin embargo, nadie toma en cuenta como está integrada tal comisión. En este sentido se abre una gran polémica: ¿Por qué un periodista informado de la actividad anual y continua del “año fenecido” es censurado de participar y es reemplazado por un profesor de educación física que nisiquiera sabe los nombres de los competidores?... el hecho de ser un profesional en la materia no lo habilita como conocedor de la actualidad de ese deporte. Y el premio (lo menciona el artículo 1) se debate entre los logros del último año deportivo (por lógica entre el 1° de enero y 31 de diciembre). Un periodista deportivo aportará mucho más, sin dudas.

 

Desde sus inicios, la Fiesta cuenta con asesores (gente vinculada al deporte con derecho aportante, pero no determinante) que aporta los logros de estos, los cuales no le aseguran una participación en las ternas, porque el material periodístico puede obtener otros datos. Ha habido casos en los que el asesor aportó sus precandidatos, pero estos fueron ampliamente superados por otros que están a otro nivel. En 2008, el padel aportó tres nombres locales (incluyendo a una mujer) que habían obtenido solo logros locales. Sin embargo, la investigación periodística descubrió a tres jugadoras elite del mismo deporte, una incluso estaba dentro del Top Ten Profesional argentino. También hubo casos similares en vóley, hándbol y fútbol sala.

 

 

 

La Concepción de la Fiesta, desgastada

 

La cuestión vinculante al espectáculo de la Fiesta es materia de la Subsecretaría de Deportes, máxima responsable de su realización, desde 2016 a cargo de Hugo Fernando Ferrino. El funcionario es el máximo responsable de todo lo inherente a la Fiesta. Es el quien debe disponer del lugar, los invitados, la producción, pauta con los medios periodísticos (el año pasado no la transmitió ningún medio) y organización general. En este sentido, el evento ha caído en un estancamiento que la retardó al menos 20 años. Basta solo con escuchar las canciones de fondo para las entregas de los premios. El tema “Easy Lover”, de Phill Collins (1984), se usa en la Fiesta desde 1996, ya como Premios “Fangio”.

 

También desde ese entonces el conductor es el mismo, Acartonado, mayor y con su rutina escrita a máquina. El libreto se repite y se repite cada año. La voz que anuncia las ternas ha cambiado pero su tono no pega para nada con el dinamismo que debería tener el evento. Este año, según pudo saberse, el conductor será el mismo (ahora también voz cantante del grupo “elector”). No se sabe aun si conducirá solo o acompañado, pero se adivina que los tiempos serán los mismos. Apocados, monótonos y previsibles, atenidos a un guión berreta y con poco vuelo. Tampoco se supo de atracciones previas y durante la realización. Se sigue innovando y para peor en conceptos que lo único que hacen es restarle prestigio.

 

 

 

El evento que viene y quien podría ser “Oro”

 

No tendrán muchas más luces de las ya vistas. Los clásicos discursos de bienvenida (el año pasado lo brindó Facundo Lazo, único deportista que logró el Oro en forma consecutiva) y la conducción monótona, arcaica y por momentos eterna, que caracterizó a las últimas ediciones. Los compases musicales desganados, de viejos éxitos, y el calor propio de un lugar que no fue diseñado para albergar tanta gente (unos 120 deportistas entre las sombras). Invitados de “otro palo”, mezclados con algún referente deportivo, que lucirán sonrisas más grandes que quienes recibirán el premio, y un “Oro” previsible que este año se irá en las cuatro ruedas, con definición previa en el “Plata”. Todo de antemano.

 

Es que tanto Ciantini como Mangoni (se resuelve su suerte el próximo domingo cuando el TC aterrice en Neuquén), son los máximos e indiscutibles candidatos. Si Mangoni logra culminar entre los mejores cinco de la Copa de Oro del TC, aunque Ciantini salga Campeón en TCPista, el premio correspondería al “gigante”, que además tuvo asistencia perfecta. Ciantini tiene una en contra: la sanción en Concordia que lo tuvo una carrera suspendido. Si se respeta el Art. 7 “Será tenida en cuenta para la elección, además de los resultados obtenidos, la actitud Deportiva del ternado y las eventuales sanciones que podría haber recibido durante el año”, el “bochita” estará complicado. La terna será determinante.

 

En la película “Psicosis”, de Alfred Hitchcock, uno de los protagonistas muere a los 47´de película. A partir de allí, los 102’ restantes se sumergen en la psiquis del asesino (de ahí el nombre). Algo así sucederá con los “Fangio” de este año: un protagonista (Ciantini o Mangoni), “morirá” a la mitad de la Fiesta, ventilando el inminente final. El resto de la “película” redundará en resultados menos importantes. Algunos ganadores se irán retirando, otros esperarán ser llamados, pero todos sabrán quién ganará el “Oro”. Será como ver otra película: “Titanic”, en la que se sabe de entrada que al final se hundirá el barco y que el resto y todo lo que pase en medio será parte del relato.

Galería de imágenes

Ampliar
Ampliar
Ampliar
Ampliar
Ampliar
Ampliar
Ampliar
Ampliar
  

INFORME ESPECIAL
autor: REDACCION
fotos: ACCION5


Volver


Inicio | Categorías | Links | Historial | Contacto
SMB WEB Consulting