AUTOMOVILISMO Iluminó la noche
Emotiva recibida a Mangoni, tras su victoria en San Luis
Arribó a El Cruce en la medianoche y fue recibido por una multitud que lo acompañó en caravana hasta la ciudad. “Todo el tiempo confié en mi equipo en mí”, dijo a ACCION5. Un autobomba lo paseó por el centro y el Museo le dio lugar para su euforia. FOTOS.


Llegó a la medianoche y El Cruce se iluminó de golpe. Un ejército de celulares hizo punta antes que las cámaras y micrófonos. Nadie quiso perderse el momento, nadie se lo perdió. Santiago Mangoni, con su cansancio a cuestas tras un viaje de casi 10hs y más de 1.000km cedió ante su gente. Abrazos, besos, notas cortas y al autobomba de los Bomberos para encontrarse de nuevo con el pueblo. La triple hilera de todo tipo de vehículo motor se perdía a lo lejos. Un coro de luces, bocinas y sirenas lo festejó hasta el centro. Parada final: Museo del Automovilismo, donde siempre hay un lugar para cualquier piloto ganador.

 

 

 

“Sentía que este era mi gran día”

 

Tuvo una carrera dura, pudo hacer diferencia de casi todos menos de su más férreo perseguidor: José Manuel Urcera, a quien superó en la primera curva y con el que se debatió la vuelta rápida durante toda la carrera. Aunque la segunda fue inamovible en los relojes: 1:32.258 (175kmh). Sobre el final, cuando había logrado casi 2” por arriba del escolta, y por los abandonos de Lambiris y Pérez, entró el Pace Car y al piloto, (familia incluida) se le heló la sangre. En el retome, Urcera se apartó de la pista buscando mejor radio, el balcarceño le ganó en el impulso, se metió a curva y todo quedó como estaba.

 

“Todo el tiempo confié en mi equipo en mí. Desde boxes me decían que peleara por lo que hasta allí había logrado y eso hice, porque ya me había pasado eso de resignar carreras sobre el final. Asique me aferré a ese momento porque sentía que este era mi gran día”, contó al respecto el piloto local. Clave fue sin dudas el cambio de motorista. “Fue una gran apuesta. Trabajé con un motor no muy diferente, pero lo sentí mucho mejor en potencia lo cual me generó confiabilidad”, explicó. El motor de Daniel Berra, el trabajo de Cristian Dose y por supuesto la mano de obra balcarceña hicieron muy posible la esperada victoria.

 

Un gran grupo de gente lo esperó a medianoche al “gigante”. Fue el cierre de un día glorioso para el automovilismo balcarceño. Fue el día en que el autódromo “Juan Manuel Fangio” despertó de su estado comatoso que lo tuvo sin carreras 2708 días (7 años y 5 meses exactos) y también la primera victoria de Mangoni en 77 carreras. “Parece raro, pero después de tenerlo tanto tiempo en silencio el Fangio tuvo ruido y Balcarce estuvo en lo más alto del TC. Es una señal de que nos tiene que ir muy bien”. El próximo gran paso es el TC es Balcarce: “ojalá estemos aquí y volvamos a cubrirnos de gloria”. Un deseo posible.

Galería de imágenes

Ampliar
Ampliar
Ampliar
Ampliar
Ampliar
Ampliar
Ampliar
Ampliar
Ampliar
Ampliar
Ampliar
Ampliar
Ampliar
Ampliar
Ampliar
Ampliar
Ampliar
Ampliar
Ampliar
Ampliar
Ampliar
Ampliar
Ampliar
Ampliar
Ampliar
Ampliar
Ampliar
Ampliar
Ampliar
Ampliar
Ampliar
Ampliar
Ampliar
Ampliar
Ampliar
Ampliar
Ampliar
Ampliar
Ampliar
Ampliar
Ampliar
Ampliar
Ampliar
Ampliar
Ampliar
Ampliar
Ampliar
Ampliar
Ampliar
Ampliar
Ampliar
Ampliar
Ampliar
Ampliar
Ampliar
Ampliar
Ampliar
Ampliar
Ampliar
Ampliar
Ampliar
Ampliar
Ampliar
Ampliar
Ampliar
Ampliar
Ampliar
Ampliar
  

INFORME ESPECIAL
autor: REDACCION
fotos: ACCION5


Volver


Inicio | Categorías | Links | Historial | Contacto
SMB WEB Consulting