Inicio Inicio Categorías Categorías Links Links Historial Historial
Año Mes Categoría  
 


DEPORTE Esperando el impacto
La Fiesta que no aportó nada y que falló demasiado
Hacía 22 años que un campeón provincial no ganaba el Oro. Solo que esta vez la CE dejó afuera a ocho titulos nacionales y a dos bronces sudamericanos para un premio que exige logros mundiales. Análisis de una Fiesta que pide a gritos una renovación.


Con tantos errores a la vista pasó lo que tenía que pasar: el error fue protagonista desde todo punto de vista. La 33° Fiesta del Deporte entró a la historia por ser hasta ahora la peor entrega de los últimos 20 años, abundante y redundante en todo lo imaginable al pre y desarrollo de la misma. Desprolija, mal conceptuada y atrasada en por lo menos veinte ediciones. Básicamente, la Fiesta aún no entró al nuevo milenio, se quedó en el tiempo en todo sentido. Ternas erróneas, reconocimientos tardíos, cortinas musicales vetustas y una moralina innecesaria que llevó a cometer el máximo error de todos con el Fangio de Oro.

 

A la joven atleta Shalom Lescano, innegable en lo suyo, con un gran futuro deportivo y mucho por hacer, el premio le llegó demasiado temprano, no por culpa de ella, sino por culpa del grupo elector que la eligió. Es que el rango de premiación del Fangio de Oro exige el máximo logro de todos, y no el mejor mérito de todos. Si hubiera habido un premio al mérito, Shalom lo hubiera ganado sin discusión. Pero sucede que aquí no se trata de premiar el mérito, sino el resultado. GANA el que GANO: el segundo nunca podrá ganarle al primero. La escala prioriza al logro olímpico o mundial, panamericano y nacional.

 

Shalom logró el premio desde la quinta línea de sucesión: el orden provincial (aunque tuvo dos marcas nacionales). Con este criterio, la CE dejó afuera del premio a ocho campeones nacionales y dos bronces sudamericanos. Esto no pasaba desde 2003, cuando Daniel Iturrospe lo ganó en paleta por haber sido Subcampeón Provincial. El último campeón provincial en ganar el Oro había sido el plantel juvenil de fútbol, en 1997. El equívoco conceptual fue tal que hasta la propia deportista se sorprendió por recibir el premio, merecido del punto de vista del mérito, pero desacertado desde el plano resultadista.

 

 

 

Shalom y la historia del premio

 

Deportista nata y a tiempo completo, Shalom Lescano embandera el apellido más atlético del momento, habiendo aprendido la actividad con sus hermanos, todos atletas: Betsabé y Debora fueron campeonas argentinas, al igual que Priscila y en menor medida Abdías, después dedicado al fútbol retirado al poco tiempo. Todo bajo la mirada de Lorenzo Lescano, vice de la Asociación atlética Balcarce. Humildad, deportividad y garra, las características más resaltantes del grupo Lescano, y Shalom no escapa a ese standart. Sin embargo, el premio le llega sin haber explotado aún como una gran atleta de elite.

 

Esto no significa que no lo sea, pero otorgar altos logros prematuros nunca resultó bueno, teniendo en cuenta que el Fangio de Oro es “especialista” en poner techos y sepultar carreras deportivas. Al menos así sucedió casi siempre, y de manera consecutiva al menos en las últimas 20 ediciones. ¿Dónde está Claudio Gómez?, aquel niñato tenista que con 10 años ganó el “Puelche de Oro” de 1989?, ¿y Jorge Bollini, Oro 1991?, ¿Qué pasó con Eduardo Melchor, anteúltimo Puelche, en 1995? Cerraron sus carreras al año siguiente. La gente recuerda aún a Marcos González y Mariela Davico (doble Puelche).

 

También a Walter Vozza (1990), Eleonora Ferrara (1994) y Luciano Crespi (1996 y último Puelche). A partir de Allí, los Fangio marcaron precedente, en su mayoría sepultando carreras. El Juvenil de 1997, fue el último Campeón Balcarceño hasta 2010 que recuperó la gloria. Marcos Mirón (1999) le dijo adiós a la natación al año siguiente. A ese mismo tren se subieron Ximena Iacovelli (gimnasia/2000), Eugenio Áctis (triatlón/2001), Daniel Iturrospe (paleta/2003), Laura Echeverría (bowling/2004), José Ciantini (automovilismo/2005), Gladys Puche (atletismo/2007) y Daiana Martorello (patín/2008).

 

Todos recuerdan cuando la patinadora, recibió su premio enyesada tras una durísima rodada en los días posteriores a su participación en el Mundial de Colombia. Fue también el fin del patín carrera en Balcarce. Pablo Asín, que murió un mes antes de recibir el premio por Tae-Kwondo (2009), y Santiago Lantella (2012), que tras esto estuvo casi dos temporadas sin poder correr y hasta que recuperó su nivel. De alguna manera zafó al palo condenatorio del premio como algunos deportistas con Nicolás Pavlovich (fútbol/1998 y 2010), y Facundo Lazo (natación/2014/2015), único consecutivo y hasta ahora máximo logro estadístico.

 

 

 

Un cambio necesario y urgente

 

Con la entrega del último jueves, la Fiesta tocó fondo. Fue la peor realización de todas: desactualizada en todo sentido (cortinas, puesta, ritmo y entregas). Conducción lamentable con dos animadores que no conocen a los deportistas y que a pesar de haber estado guionados se equivocaron lo mismo. El conductor “principal” aún no se bajó del plato volador y siguió controlando la Fiesta, a punto tal que “despidió” a los co-condutores en vivo, luego de equivocarse reiterando una terna (Gimnasia). Abundaron reconocimientos que encima se entregaron uno tras otro y el ritmo fue tan veloz como incomprensible.

 

Si el mensaje (no muy claro) fue el de la “igualdad de género” y “respeto a la mujer”, ¿Por qué se siguen usando “azafatas” para alcanzar los premios?, y ¿Qué hace la Reina del Automovilismo presentando el evento? Si de deportistas se trata, solo 3 de las 44 ternas en competencia estuvieron compuestas íntegramente por mujeres (gimnasia y vóley), y una no se presentó (karate). El resto de las chicas se mescló entre varones. Además, las referencias “se incorpora una dama”, “dos caballeros y una dama”, “las damas y el fútbol”, son términos machoides propios de una generación que a regañadientes debe asumir cambios.

 

Se debe trabajar en procura de renovar por completo la realización: presentar un partido de fútbol con “Blade Runner” de Vangelis (la cortina de TyC Sports), es un retroceso de 30 años, los conductores inmóviles en modo muppet tampoco van más, los guiones a usarse son tan viejos como la fiesta misma, incluyendo al conductor que lleva 24 temporadas consecutivas al frente. Se perdió la dinamia o se le agregó tanta que el final llegó de golpe. Se juzgó muy mal, se entregó peor, se omitieron discursos, palabras de ganadores y homenajeados. Es una Fiesta que necesita (desde hace tiempo) un CAMBIO URGENTE.

Galería de imágenes

Ampliar
Ampliar
Ampliar
Ampliar
Ampliar
Ampliar
Ampliar
Ampliar
  

INFORME ESPECIAL
autor: REDACCION
fotos: ACCION5


Volver



Inicio | Categorías | Links | Historial | Contacto
SMB WEB Consulting