Año Mes Categoría  
 


DEPORTE Renovación y cambio, urgente
FdD: análisis de una Fiesta estancada y que atrasa cada año
La 32° entrega no se diferenció al menos sus últimas diez antecesoras. Careció de información, organización y renovación. El intendente quiere privatizarla. Los medios se negaron a transmitirla en vivo. ¿Quiénes están detrás?. La CE posando con el Oro.


ESCRIBE: Martín Rodríguez (*)

 

“No es necio el que hace la necedad, sino el que, hecha, no la sabe encubrir.”, grabó a fuego alguna vez el escritor jesuita español Baltasar Gracián, autor entre otras obras de “El Criticón, alegoría de la vida humana”, que constituye una de las novelas más importantes de la literatura española. No encontré una frase mejor y un autor mejor para describir lo que fue la última Fiesta del Deporte, la 32da entrega que bien podría haber sido la vigésima, la undécima o vigésimo quinta. De todas maneras no hizo ninguna diferencia del resto. Se le pareció a sus anteriores en todo, hasta en los errores. Desde que se hizo en el Museo por primera vez (y con breve paso por otro ámbito) nada cambió. Todo igual.

 

 

 

La foto de los personajes

 

Vemos en la foto a Gastón Ibargüengoitía con el Oro y pensamos en las otras personas que lo acompañan: José Joglar: conduce la Fiesta desde 1995 y solo fue reemplazado una vez. Ese año lo reconocieron por su labor. Miembro activo de la CE pero que utiliza los mismos guiones que desde entonces (hasta las ocurrencias). Solo cambió su vestuario. Diego Difino: su estilo protocolar no va con la dinamia de la Fiesta, aunque conduce desde hace un par de años nunca encajó con los parámetros de la realización. Jorge Durand: Fue miembro activo en los inicios. Se apartó en 2002 y fue un crítico muy severo, a pesar de haber sido reconocido algunas veces. Cuando volvió en 2015 eliminó a la CE anterior.

 

Hugo Ferrino: como Director de Deportes es quien debe decir cómo se manejará la Fiesta determinando quienes o no deberán estar en ella. Al menos no ha sido el caso en las últimas ediciones. Cuando nos invitó a participar horas después de haber asumido y expulsado del grupo al día siguiente, sin explicación alguna, quedó claro que no es quien manda, sino que colabora con la realización. En torno a ese grupo reducido, desinformado, desactualizado y autoritario, hay otras personas que acompañan pero que no influyen en absoluto con la realización. En ese combo entran los periodistas municipales, secretarios de secretarios, colaboradores y quien sea. Todos desconocen por completo el mecanismo de la Fiesta.

 

 

 

Una Fiesta que pide un cambio a gritos

 

Lo peor es que, como describe la frase de Gracián, quienes la hicieron creen que es insuperable. Hasta el intendente mismo está convencido que así fue. En mis charlas con el Dr. Esteban Reino, hombre que conozco desde la niñez, pero que trató con el respeto que su investidura merece, debatimos muchas veces sobre el asunto, hasta incluso minutos antes de la realización. El cree que toda esta cuestión está bien encaminada, que (de seguir al frente de la gestión), la podría licitar el año próximo y que todo así está bien. Al tiempo se molestó porque ningún medio televisivo y casi todos los radiales se interesaron por la Fiesta, que según el “demandó mucho trabajo y horas de organización”, puede ser.

 

Haya o no demandado mucho trabajo no fue el caso. Podría haber sido menos laboriosa si en vez de una o dos personas hubieran trabajado las 11 o 12 que estaban antes. Porque, a diferencia de sus fiestas hermanas (la del Automovilismo o del Postres), la Fiesta del Deporte no es una Fiesta, es una entrega de premios basada en logros y que para certificarlos como tales se necesita todo un trabajo informativo que desde hace tres o cuatro ediciones atrás no existe. No se puede parar por la calle al deportista y preguntarle cómo le fue durante el año, cuando hay medios que siguen su trayectoria y la cuentan casi a diario. Tampoco entregar premios para “quedar bien” o inventar ternas híbridas para justificar.

 

El premio lo gana el que ganó, no quien lo merece. Merece el que se le debe algo. En la competencia no se merece: SE GANA o SE PIERDE. El cuarto no le gana al primero y ni menos es más. Un chico 6 años que corrió 60 carreras de ciclismo y que logró dos títulos provinciales en un año, no puede ser superado por una nena de 7 que ganó un par de competencias de karate y que por eso fue revelación. Un atleta consumado en una disciplina, no puede ganar un premio por otra dejando de lado a otro que marcó 13 podios y que ni siquiera figura en la terna. Una terna no puede ser la misma que hace 10 años atrás. Son estos ejemplos de una mala organización, y una pésima recolección de información.

 

 

 

Como se debe trabajar

 

No se trata de decir: “Haré un pliego y el mejor la hará. Nosotros no decidimos ni queremos decidir, no era esa la idea”, como disparó Reino ante la pregunta de ACCION5. La Fiesta del Deporte solo le corresponde al municipio. Acá no hay un círculo de periodistas ni grupo inversor que la maneje. La mejor manera es trabajar mancomunados los medios y la Dirección de Deportes. El grupo recaba la información, compara y decide, la comuna solo se ocupa de la parte logística sin influir en la decisión. De conectar invitados, pautar con los medios, lograr que espectáculo sea un éxito también es tarea de la Comuna. Una solo persona no puede hacer la tarea de 15, resulta imposible, insano y hasta egoísta.

 

También es un error la fecha de la realización. La Fiesta debe realizarse el último jueves de enero, pues el año deportivo suele también acaparar diciembre. Entonces, se necesitan algunos días para clasificar esa información y a la vez organizar el evento. A esa altura, la Comisión electora ya llevará un par de meses juntándose para recopilar información deportiva. Esta debe encargarse de rastrear a cuanto balcarceño ande por el mundo practicando algún deporte, sumado por supuesto al aporte de entidades y personas afines que solo colaboran, pero no juzgan. A ellos se les piden los detalles de los deportistas pero no se les da autoridad para armar las ternas. Su aporte es valioso pero no determinante.

 

 

 

Eventos y Revelación Deportiva

Dos de las elecciones más controversiales de la Fiesta son Evento y Revelación deportiva. En el primero de los casos se necesita llevar registrada cuanta práctica deportiva anual transcurra dentro del partido por única vez en el año. Una fecha de campeonato o un campeonato largo no son eventos. Tampoco los encuentros, clínicas o campus. Todo se basa en tres parámetros: COMPETENCIA: corta y definitiva (no debe superar el lapso de una semana); CONVOCATORIA (se evalúa la cantidad de competidores) y ORGANIZACIÓN (la estructura del evento y sus fines). El plus: Lo que deja (si es a en favor de una entidad o particular a quien el evento depare un beneficio o solución).

 

La Revelación es el comienzo de un deportista en un ámbito que hasta entonces le supo desconocido. Es recomendable que la Revelación signifique la proyección de un deportista en un ámbito. Es el único premio que solo puede ganarse una vez y se lo lleva aquel debutante que en su primer año de competencia obtuvo los mayores logros posibles. No importa la edad, pero es recomendable que el premio se lo lleve una persona joven y con potencial, que asegure continuidad por varios años más. La edad ideal para ganar un premio revelación es entre los 13 y 18 años. Allí, el deportista está explotando su condición, y su entusiasmo está en una etapa crucial, de continuar en el deporte o dedicarse a otra cosa.

 

 

 

Que se puede hacer para mejorar

 

No se trata de “lanzo un pliego y arréglense”, sino de sentarse a analizar donde están las fallas. Ya lo dijo Facundo Lazo en su exposición inicial: “Estuve en varias fiestas deportivas, pero esta tiene una mística que las demás fiestas no tienen”. Con ese criterio, habría que tomar en cuenta sus palabras, y más si son dichas por el único deportista que ganó dos Oros consecutivos tras consagrarse mundialmente. Hoy el Fangio pide un logro Mundial y para ello debe haber una Fiesta que lo equipare, a partir de un grupo de trabajo que lo sustente. Una producción, un grupo, trabajo en equipo. La próxima Fiesta del deporte debe barrer con todos los errores de sus antecesoras. Que así sea. Buen 2019.  

Galería de imágenes

Ampliar
Ampliar
Ampliar
Ampliar
Ampliar
Ampliar
Ampliar
Ampliar
  

INFORME ESPECIAL
autor: REDACCION
fotos: LUIS ARABIA


Volver



Inicio | Categorías | Links | Historial | Contacto
SMB WEB Consulting